Despeinada se vive mejor !

¡Me Quedé de Piedra ! Cuando hace unos días vi por la calle a una señora de cierta edad que iba tan, tan peinada, que en aquel pelo no se podía percibir ni un movimiento. Y lo curioso es que a lo mejor la señora no era de tanta edad, quizá como mi madre, no…