El alma nos habla

Muchas veces me preguntan para qué sirven las consultas de Registros Akáshicos y cuando realizarlas.

Se realizan cuando la persona lo siente. Internamente se sabe que el alma desea comunicarnos algo. Se puede percibir como un “runrun” mental, como una inquietud, como el sentir que necesitamos algo pero se manifiesta como  indeterminado. Al escuchar hablar del alma, del acceso al Libro de la Vida, al Akasha, surge como una tranquilidad, una certeza de que eso es . La información puede llegar por medio de un comentario, de una lectura de un texto que pareciera surgir de modo espontáneo, por algo que recordamos, por un anuncio en una revista, un cartel en la calle. El alma siempre busca la manera de expresarse. De nosotros depende atender esa llamada o no.

Y para qué sirve. Iré plasmando en el blog situaciones reales, sin identificar a las personas, pero sí las situaciones. Es el mejor modo de entender para qué nos sirve.

 

666

 

“La conocí cuando estaba en pleno proceso de divorcio. Ella había escuchado hablar de mi y de mis labor profesional  y sentía curiosidad por conocerme. En una ciudad de 7 millones de habitantes, recién llegada, está bien este recibimiento. Me pidió una Lectura en la cual planteó 3 o 4 cuestiones menores y la situación económica de su divorcio.

Confío totalmente en la información que procede de las Lecturas. Cuando estoy en esta escucha se siente ciertamente que se realiza la conexión por la paz, tranquilidad que percibo, así como  por las respuestas  que surgen cargadas de sabiduría.

Las cuestiones menores se resolvieron con respuestas breves y concisas. En ellas se le ofrecían pautas de actuación para lograr unos resultados a nivel laboral. Poco a poco ella fue realizando sus tareas y los resultados se manifestaron de modo satisfactorio. El tema más complejo era el de su divorcio. Aunque ella planteaba una pregunta en términos económicos, la respuesta fue sorpresiva para ambas pues se nos dio una cantidad en concepto de compensación que a los dos nos pareció altísima, y se requería de ella una labor interior para lograrlo.  Cuando realizo las consultas, hay una parte de mi que está en conexión con el espacio sagrado del Akasha, y otra que está interactuando con la persona consultante. Es un juego entre una conexión etérica y otra mental. Lograr un equilibrio entre ambas es clave. Esa parte mental que estaba presente en mí se sorprendió de las cantidades que se presentaban como posibles indemnizaciones. Y a nivel de conexión con el alma sentía la tranquilidad de que así era, aún cuando la mente ofreció la duda. Sólo decir que la cantidad que se ofrecía era 10 veces mayor que la que reclamaba por consejo de su abogado, el cual también cambió a lo largo del proceso por recomendación del alma. Este no confiaba suficientemente en ella y en su merecimiento al igual que ella misma. Ambos resonaban en esa información lo cual los convertía en asesor y cliente.

En esta primera Lectura se aportaron razones por las cuales esa era la cantidad probable a recibir. Razones que la paciente nunca habría pensado, pero una vez expuestas las daba por válidas y sentía que así era. Pero entre ese reconocimiento y el verdadero permiso que ella tuvo que darse para solicitar ante el juez esa cantidad, hubo dos intervenciones más del Akasha  que la prepararon para el resultado final. Esto permitió que ella lograse sentirse merecedora, liberara sus límites y creencias recibidos a lo largo de su vida y en parte de su ex marido. A lo largo de este recorrido su trabajo interior, pautado por las distintas lecturas que fuimos haciendo dio como resultado que al cabo de un año saliera la sentencia en los mismos término que habíamos hablado en la primera consulta. Mucho llovió entre ambos momentos, y sobre todo esa lluvia trajo el empoderamiento y el merecimiento. 

Las Lecturas de Registros  Akáshicos, la conexión con el alma, nos guían y nos dan pautas para obtener resultados que sean beneficiosos para nosotros, que estén en consonancia con nuestro plan divino y siempre sin dañar a nadie. Y detrás de esos probables resultados está una labor de progresión que modifica las condiciones en la cuales actuamos y que son fruto de un movimiento interno que conscientemente ejecutamos.