Nunca ha sido tan importante ser una misma sin morir en el intento!!

Los hechos que están ocurriendo en este momento en contra de la mujer, en contra del femenino, exigen un posicionamiento claro, firme y seguro por parte de la sociedad: mujeres y hombres. Defender la dignidad es cosa de todos.

Parece que una tormenta de acontecimientos se abalanza sobre lo que significa ser mujer y posicionarse como tal.

Acabamos de vivir en España una huelga feminista, ahora nos sobrecogen sentencias que anulan la dignidad de la mujer. Lo importante de estos hechos, como de otros muchos que ocurren alrededor del mundo, es la llamada que esto supone para que las mujeres se reconcilien con su femenino, con su poder, con su fuerza, con el colectivo que formamos, volviendo a la hermandad.

Todos estos aspectos externos tan denigrantes como malos tratos, abusos, violaciones, etc. no son más que una llamada a un posicionamiento firme en la mujer, como individuo y cómo colectividad.

 

Cómo ser mujer y no morir en el intento, es ahora prioritario !!

 

Y no es paradoja, sino realidad: El cambio es interno.
Y no es imposible, sino posible: el cambio viene del propio conocimiento.
Y no es alegórico sino real: cada una de nosotras ha de bucear en sus heridas, en sus creencias, en los patrones adquiridos, heredados, aprendidos.

Reconocerlos, aceptarlos y modificarlos es todo un proceso, quizás lento, pero seguro. Quizá algunas de ustedes ni lo intenten, lo vean absurdo, ridículo, imposible.
Quizá otras inicien este cambio pero no lleguen muy lejos por el peso que esto tiene en sus vidas, entre sus mujeres, en su familia.
Al menos lo han intentado y han creado esa conciencia.

Y estoy totalmente segura de que muchas de ustedes emprenderán este camino, así sientan que no avanzan, o tengan que volver al principio una y otra vez.
Muchas de ustedes serán parte de este cambio social que se está gestando en estos momentos.
Porque sólo cabe la posibilidad del cambio. La situación social no da para más. Sólo queda hacerse responsable cada uno de sí mismo y dar lugar a ese cambio, interno primero, externo después.

Por cierto, aquí tengo un REGALO MUY COQUETO PARA TI

La grandeza de ser mujer

 

Hace siglos que el poder de la mujer fue usurpado por una ambición política, económica y religiosa que llevó al hombre a realizar acciones para anular la grandeza de ser mujer. Y no hablo de hombre como colectivo, sino como un conjunto de personas que pretendieron crear una sociedad patriarcal a través de leyes, sentencias, modos de vida. Y realmente lo han conseguido hasta ahora. Y ese movimiento arrastró a mujeres y a hombres mostrándoles un modo de relación equivocado, un modo de convivencia y de “acuerdo” en el que el hombre estaba por encima, y no en un plano de igualdad.

La mujer fue relegada a tareas menores, de florero, o de “simplemente” ser la encargada de traer hijos al mundo, dejando al hombre las tareas de dirección, decisión, economía, relaciones sociales…

No queda tan lejano cuando la mujer no tenía derecho al voto, no podía abrir una cuenta bancaria por si misma o no podía acceder a estudios universitarios. Aún hoy en día los puestos de mayor rango están destinados a los hombres. Y todavía existe una insultante diferencia salarial entre ambos en el desempeño de la misma labor

No es necesario hacer un repaso por lo social, cada una en su casa y en su familia sabe cómo se dan las cosas. Salimos de un ciclo histórico de varios siglos en los que la mujer fue relegada, olvidada y “cosificada”. Y como todo ciclo, llega a un final para dar paso a un nuevo principio en el cual la mujer recupera su poder y lo comparte.


No se trata de dar lugar a una sociedad matriarcal en donde devolver el daño recibido. Se trata de hacerlo bien e integrar el masculino y el femenino. Uno de los valores arquetípicos del femenino es el ligar, unir, acoger, cobijar. Es el instinto maternal que une y no separa.

Hay muchos patrones, creencias, información en el inconsciente personal, familiar, social, que hay que desterrar para poder lograr este cambio y esto empieza en cada una de nosotras. No es una acción aislada, es una tarea que requiere tiempo, un cambio de mentalidad, un nuevo posicionamiento, una nueva seguridad que hay que ir creando desde la base, poco a poco

 

Si eres una mujer de primera o bien si quieres serlo:

Te invito a:

– Descubrir como ser mujer de primera. Aquella que no se deja en un segundo plano
– Descubrir la manera de ser tú misma y no morir en el intento.
– Conocer la información que está en tu herencia familiar: creencias, modos de comportamiento, patrones
  recurrentes.
– Descubrir qué piensas de ti misma de modo inconsciente.
– Conocer qué te impide ser libre y no prestarte la atención que das a los demás.

Y recuerda, todo lo que haces para ti lo haces para todas.Todo lo que avanzas para ti lo avanzas también para tu familia. Todo lo que creces tú ayuda al crecimiento del femenino y al buen entendimiento del masculino, pues son tan víctimas como nosotros de esta manipulación secular, de los poderes fácticos

Si te sientes identificada con esto que te cuento. Quieres dejar de hacer lo mismo de siempre y dar un cambio, de verdad, en tu vida. Solicítame más información sobre el Programa para Mujeres de Primera: ACTIVA TU PODER ILIMITADO !!

NO TE QUEDES FUERA, EMPEZAMOS EN UNOS DÍAS !!

Te invito a COMENZAR TU CAMINO Y DISFRUTAR DE  UN MASAJE ENERGÉTICO FANTÁSTICO QUE USABAN MUJERES CHAMANAS SABIAS Y LLENAS DE VIDA: LOS 8 PASES MÁGICOS DE BELLEZA QUE PUEDES SOLICITARME AHORA !!